inicio
 
 
 
 
Diario de la vida de un perro
 
 
 
7 días:
Cumplí 7 días... ¡Qué alegría llegar a este mundo!
1 mes:
Mi mamá me cuida muy bien. Es una mamá ejemplar.
2 meses:
Hoy estoy triste, me separaron de mi mamá. Ella, me dijo adiós, con los ojos, deseándome que mi nueva "familia humana" me cuidara tan bien como ella.
 
   
 
4 meses:
Todo me llama la atención. Los niños de la casa son como mis hermanitos, me jalan la cola y yo los muerdo jugando.
 
5 meses:
Hoy me regañaron. Mi ama se molestó porque me hice pipí en la casa, pero nunca me enseñaron donde debo hacerlo. Además, duermo en el cuarto... ¡ya no me aguantan!
 
 
8 meses:
¡Soy feliz! Tengo el calor de un hogar, me siento querido y protegido. Creo que mis amos me quieren: cuando están comiendo me convidan. El patio es para mi sólito. Nunca me educan. Ha de estar bien todo lo que hago.
 
 
12 meses:
Hoy cumplí un año. Mis dueños dicen que crecí más de lo que ellos pensaban. ¡Que orgullosos estarán de mí!
 
 
13 meses:
¡Que mal me siento!.. Mi hermanito me quito la pelota, así que se la quité, pero mis mandíbulas se han hecho muy fuertes y lo lastimé sin querer. Por eso me encadenaron, casi sin poder moverme; al sol. Dicen que me van a tener en observaciones y que soy muy ingrato. No entiendo nada.
 
 
15 meses:
Ya nada es igual... vivo en la azotea sin techo y cuando llueve me mojo. Me siento muy sólo... mi familia ya no me quiere. A veces se les olvida que tengo hambre y sed.
 
 
16 meses:
Hoy me bajaron de la azotea, pensando que me habían perdonado, salté de la alegría. Encima de eso. Me llevaron con ellos de paseo. Nos enfilamos por una carretera y de pronto se pararon. Abrieron la puerta y yo me baje feliz. Rápidamente cerraron la puerta y se fueron... ¡Espérenme, Ladré... se olvidan de mí... Corrí detrás del auto con todas mis fuerzas. Mi angustia crecía al darme cuenta que ME HABÍAN ABANDONADO.
 
17 meses:
He tratado en vano de regresar a casa. Encuentro gente buena que me ve con tristeza y me da algo de comer. Yo les agradezco desde el alma con la mirada. Quisiera que alguien me adoptara, pero sólo dicen "pobre perro", se habrá perdido.
18 meses:
Hace unos días pase por una escuela y un grupo de niños riéndose, me lanzó una lluvia de piedras, una de ellas me lastimó un ojo y desde entonces no veo por él.
19 meses:
Parece mentira, cuando estaba más bonito se compadecían de mí. Ahora que estoy flaco, sucio y perdí un ojo la gente más bien me saca a escobazos cuando busco refugio.
20 meses:
hoy en la calle un carro me arrolló. Creí estar en un lugar seguro llamado "cuneta", pero nunca olvidaré la cara de satisfacción del conductor, que hasta se desvío para pegarme. Ojalá me hubiera matado, pero sólo me dislocó la cadera. El dolor fue terrible, mis patas traseras no me responden y con dificultad me arrastré a un costado del camino. Tengo diez días bajo el sol, la lluvia, y sin agua ni comida. Ya no me puedo mover. El dolor es insoportable. Me siento muy mal... ya casi estoy inconsciente; pero la dulzura de una voz me hizo reaccionar. "Pobre perro", decía..., junto a ella había un señor, que dijo: "Lo siento. Este perro no tiene remedio, es mejor que deje de sufrir". Ella asintió con lagrimas en los ojos. Como pude, moví mi cola y la miré agradeciéndole me ayudara a descansar. Sólo sentí el pinchazo de la inyección y me dormí para siempre pensando para que tuve que nacer si nadie me quería.
   
PERROS Y GATOS
 
 
 
 
 
  
  
   
  
  
 
   
   
 
 
 
   
 
  English   Español  
     
         
Diario de un perro.
 
 
 
 
 
Teléfono FRAADA: (051) 74 - 979888860
Diseñado por: Juan Carlos Zambrano Mendoza - Juanczam@hotmail.com - JCsystem
Copyright © FRAADA. Todos los derechos reservados
inicio intranet consultas mapa servicios inicio intranet consultas mapa servicios