inicio
 
 
 
 

Primeros auxilios para un gato

 
 
Primeros auxilios

Apatía, falta de apetito, menos actividad de lo normal, carácter huidizo o por el contrario búsqueda de nuestro contacto, son los primeros signos de que a nuestro gato le pasa algo son:

 
Pasos a seguir :
Toma de temperatura  
Observar el color de sus mucosas (ojos y boca)
Toma de pulso
Observar si aparecen nauseas, salivación, si ha defecado y/o orinado anteriormente. Asegurarnos de que todo sea normal y que no hay diarreas y/o sangre en orina o heces.
Ver si existen heridas en el cuerpo o nódulos calientes en alguna zona del lomo, cortes o cojeras en alguna pata.
 
Observar su respiración: Ver si es normal o está acelerada, si existen estornudos, goteo nasal o supuración extraña.  

Fijarnos en el aspecto de los ojos: si están enrojecidos o ha variado su color y tamaño, si hay legañas, si están asimétricos, etc.

 
Toma de temperatura
 

Se realiza con ayuda de otra persona y siempre por vía rectal. Alguien sujetará la cabeza del gato por el pescuezo sin permitir que se gire para morder, y la otra persona levantará el rabo e introducirá el termómetro por el orificio anal, apoyándolo en el lateral para no tomar la temperatura de las heces si las hubiera. Puede usarse un termómetro habitual de mercurio pero será más cómodo y rápido con uno digital (además, los termómetros de mercurio no son aconsejables como instrumentos domésticos por el riesgo de que se rompan y se entre en contacto con el metal). La temperatura normal del gato es de 38,5 grados hasta 39. Si sobrepasa esta medición, consulte a su veterinario. No administre antipiréticos orales (fármacos para bajar la fiebre) al gato sin consultarlo porque pueden resultarle tóxicos.

 
 
 
Observación del color de las mucosas

Se realiza en la mucosa oral y en la palpebral del ojo. Levante suavemente y sin asustarlo el hocico del gato hasta comprobar el color de las encías. Si éste es muy pálido o casi blanco, hable con su veterinario. Este signo, acompañado de otros síntomas, puede significar desde dolor hasta problemas sistémicos graves. Aprenda y acostúmbrese a ésta práctica cuando el gato esté sano y así nos evitaremos sustos innecesarios. La mucosa palpebral se mirará bajando el párpado inferior suavemente hasta ver el color del interior.

Toma del pulso
Se puede intentar palpar el pulso del gato en la cara interior del muslo, en la pata trasera. Debe ser firme y fuerte. Esta práctica no es del todo fácil si no se está acostumbrado a tomarlo, pero se puede intentar, ya que es indolora y rápida.
 
   
PERROS Y GATOS
 
 
 
 
 
  
  
   
  
  
 
   
   
 
 
 
   
 
  English   Español  
     
         
 
 
 
 
 
Teléfono FRAADA: (051) 74 - 979888860
Diseñado por: Juan Carlos Zambrano Mendoza - Juanczam@hotmail.com - JCsystem
Copyright © FRAADA. Todos los derechos reservados
inicio intranet consultas mapa servicios inicio intranet consultas mapa servicios