English   Español  
     
         

El gato y los ancianos

 

En los países desarrollados aumenta la esperanza de vida, pero las enfermedades se hacen crónicas, sobre todo en colectivos de edad más avanzada: tercera y cuarta edad (personas con más 75 años). Por ello, además de otros factores, como la disminución del tamaño de la familia, la desestructuración de la misma, la despoblación de las zonas rurales y ciudades pequeñas, cada vez es más habitual que nuestros mayores vivan solos y en algunos casos con difícil comunicación con la red de servicios.

El gato y los ancianos

 

En este caso, los gatos cumplen una magnífica función social por diversas razones: son animales de tamaño pequeño, de hábitos caseros, de fácil cuidado y bajo coste de mantenimiento.

 

Una de sus principales virtudes es la grata compañía que proporcionan a una persona mayor que vive sola , pues los gatos se convierten en un estímulo para la responsabilidad de estas personas, que deben cuidar y asear cada día a su mascota. También aportan serenidad y tranquilidad a los ancianos que padecen una enfermedad crónica que condiciona su vida, pues al atenderlos olvidan, al menos en parte, sus dolencias. En la esfera de las relaciones sociales, el anciano se siente útil, establece una relación de cariño y aceptación de sí mismo y un enlace con la naturaleza, a la vez que recibe del gato un apoyo incondicional .

 

Dado los hábitos caseros de dicho animal, aún es más fácil su mantenimiento en personas cuya locomoción está impedida o limitada: artrósicos, cardiópatas, con accidentes cerebro-vasculares, en tratamientos hospitalarios continuados como diálisis, quimioterapia, etc.

 

El gato, al ser un animal que requiere un trato directo, favorece el estímulo del sentido del tacto y del olfato y, al mismo tiempo, les obliga a estimular su aseo diario.

 

Con todo ello se favorece en el mayor las ganas de vivir y los pensamientos positivos, solapando la soledad, el duelo por el fallecimiento de un ser querido, la lejanía de los hijos, etc.

 
Suele suceder que este vínculo tan estrecho les acarree una preocupación por este animal en caso de que ellos no puedan hacerse cargo de él. Para ello una posible solución sería recomendarles la búsqueda de una persona conocida y amante de los animales que se hiciese cargo de éste cuando llegue el momento en que no puedan cuidarlo.
 

Hoy en día se permite en muchas residencias de ancianos, tanto públicas como privadas, que el mayor pueda llevar consigo al centro su animal de compañía y, en el caso de no tenerlo, se pueden conseguir a través de algunas fundaciones.

   
 
   Ver sobre perros
Ver sobre perros
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Teléfono FRAADA: (051) 74 - 979888860
Diseñado por: Juan Carlos Zambrano Mendoza - Juanczam@hotmail.com - JCsystem
Copyright © FRAADA. Todos los derechos reservados
Inicio Intranet Consultas Mapa Servicios Inicio Intranet Consultas Mapa Servicios