Gato habana

 

Orígen y características físicas

Gato habana

Si bien su nombre puede asosiarse con la capital de Cuba o con un habano, la raza de gato habana es originaria de Gran Bretaña. En realidad los primeros criadores pusieron este nombre del famoso puro a su nueva creación por su color. Sin embargo, la sospecha que la raza habana no era de origen inglés, llevó a una nueva denominación unos años más tarde: el pardo castaño. Sin embargo, recientemente se ha vuelto a usar el nombre original.

 

El gato de raza habana fué obtenido mediante el cruzamiento entre siameses chocolate. Fué al principio, un siamés en el que los factores genéticos que regían la dilución de los tonos en cabeza y cuerpo, sufrían una "interferencia" y cesaban en su influencia, siendo el resultado de la cría selectiva en los años cincuenta para mantener la esbeltez del siamés, sin sus extremos de color. Posteriormente se han formado criterios diferentes aunque se penalicen siempre ejemplares de capa no uniforme y ojos ambarinos.

 

La cabeza del gato de raza habana tiene forma de cuña (es más larga que ancha), con una nariz corta y angulada. El cráneo es alargado y la lámina de la cabeza debe ser del tipo siamés, si bien la configuración de la cabeza es sensiblemente diferente, con hocico seco y fino. Los ojos son ovalados, distantes entre si, y de color verde penalizándose los tonos amarillos.

 

Las orejas del gato de raza habana son muy grandes, nacen altas con una base ancha, son erectas, están bien separadas y son de forma triangular; aunque redondeadas en la punta y rosadas por dentro. Debe apreciarse un moderado stop nasofrontal, lo cual diferencia la raza de gato habana del tipo clásico siamés. El cuello es largo, cilíndrico, musculoso y se une al tronco alargado, esbelto y flexible. Las extremidades son alargadas y poderosas siendo las posteriores de mayor longitud que las anteriores. La cola del gato de raza habana es alargada, cilíndrica y se afina gradualmente hacia el extremo. El pelo es corto, denso, apretado, brillante y presenta un color uniforme marrón oscuro característico.

 

La raza de gato habana sólo existe en un color, pero los estándars difieren en Inglaterra y en Estados Unidos. Los británicos prefieren un aspecto más bien oriental, mientras que los norteamericanos prefieren algo más parecido al azul ruso.

 

Comportamiento :

En cuanto al comportamiento de la raza de gato habana al igual que sus antepasados siameses, sus ejemplares son listos y cariñosos. No obstante el carácter del gato de raza habana suele ser menos variable que el de sus antecesores.

 

El gato de raza habana es extremadamente juguetón y exige atención y afecto. En general son alegres e independientes aunque muy cariñosos con sus dueños. A pesar de su naturaleza activa, se adapta bastante bien a la vida interior.

     
 
 
 
 
  English   Español  
     
         
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Teléfono FRAADA: (051) 74 - 979888860
Diseñado por: Juan Carlos Zambrano Mendoza - Juanczam@hotmail.com - JCsystem
Copyright © FRAADA. Todos los derechos reservados
Inicio Intranet Consultas Mapa Servicios Inicio Intranet Consultas Mapa Servicios