English   Español  
     
         

¿Qué hacer con un perro agresivo?

 

Por más inofensivo que se vea un perro, no deja de tener sus instintos para sobrevivir... Entérate como enfrentar esta situación.

Perro agresivo

¿Cómo podría un perrito tan dócil de repente volverse agresivo?
Por más inofensivo que se vea un perro, no deja de tener sus instintos para sobrevivir, lo que lo pueden llevar a volverse agresivo y atacar incluso a sus dueños de años.
¿Qué puede provocar esto? ¿Cualquier perro puede manifestar este comportamiento? Debemos recordar que los perros tienen en sus genes el ser animales guardianes y en una situación amenazante, actuarán como lo indica su naturaleza.
 
Pero si un perro vive en una casa conviviendo con la familia, niños y hasta otras mascotas, ¿también podría comportarse en forma agresiva alguna vez? Esto depende de cómo ha crecido el perro desde cachorro, en qué condiciones se ha desenvuelto, si ha tenido el entrenamiento adecuado y quizá hasta que tiene una personalidad agresiva. Esto último es un tema delicado, ya que desde antes de comprar la mascota deberemos detectar el temperamento del animal.

Existen varios tipos de conducta en el perro que lo conducen a la agresión, las describiremos a continuación para poder prevenirla:

Defiende su territorio

Es natural en los animales el definir su propio territorio y luchar por él. Nuestro perro puede encontrar su lugar favorito en la casa o en el patio y adueñarse de él, aunque esto provoca un conflicto cuando ya ni siquiera los dueños pueden pasar ni cerca de su territorio. Cuando detectemos que el perro tiene las intenciones de adueñarse de un territorio en tu casa o jardín, será momento de imponer tu autoridad y que se vaya acostumbrando a convivir en todas las áreas de la casa. Por una parte, será un alivio que tu perro no agreda a cada visita que llega a tu casa, pero también debe aprender a diferenciar a nuestras visitas de posibles intrusos.

 

Personalidad dominante
En este caso, el perro gruñe y se comporta agresivo al proteger sus cosas o comida de personas. Este tipo de perro se adueña del área y luego de la casa. Necesitarás ser muy firme con él desde cachorro y de preferencia, que lo entrene un experto. El entrenador te podrá orientar sobre las posibilidades de convivir sanamente con tu mascota o si conviene mejor deshacerse de tu perro.
Insitnto de casa
No podemos culpar a un perro cuya raza es predominantemente de caza, que se abstenga de la tentación de correr tras un objetivo y agredirlo. Se necesitará aquí mucha disciplina para controlar al perro y adquiera gran sentido de la obediencia. Debes acostumbrarlo a obedecer hasta la mínima orden y no deberá moverse hasta que se lo permitas, aún cuando estés lanzando una pelota y el perro se muera de ganas por correr tras de ella. Debes demostrarle que tú eres la que manda.
Timidez
Este es el caso de los perros tímidos que por inseguridad pueden sentirse amenazados con mayor facilidad. No siempre el origen de esta conducta es por haber sido maltratado de cachorro, simplemente es su personalidad; por lo tanto, se le debe enseñar a socializar poco a poco, darle mucho cariño y seguridad, integrarlo a las actividades familiares, etc.
 
¿Qué hacer si te ataca un perro?
Esperamos que esta situación nunca se presente, pero aún así, te damos estas recomendaciones que deberás compartir con cualquier persona que tenga un perro como mascota:
Cualquier perro que está amarrado o encerrado es más propenso a agredir por el estado psicológico que vive por estar limitado, así que nunca trates de acariciarlo ni tocarlo.
Desconfía de cualquier animal que no conozcas, aún cuando se te acerque no lo toques. Lo único que podrías hacer es hablarle con voz tranquila para que te identifique como alguien inofensivo, pero tenle respeto y no lo toques.
Cuando pasees a tu perro con la correa y trates de controlarlo jalando de la correa (si está ladrando a otra persona, etc.), lo único que logras es que aumente su tendencia a la agresión. Debes jugar un poco con la correa para controlarlo pero sin que sienta que lo estás limitando por completo.
Si vas paseando a tu perro y te encuentras a otra persona con un perro, evita acariciar al otro perro. Tu perro podría sentir celos y volverse agresivo repentinamente. Deja que los perros se conozcan primero.
Si un perro corre hacia ti...nunca corras. Quédate quieta y tranquila y muéstrale las palmas de las manos como señal que eres inofensiva; trata de hablarle con voz que lo tranquilice.
Esta recomendación la conocemos desde niños pero es importante recordarla. No molestes ni trates de jugar con un perro mientras come. Desde cachorro puedes acariciarlo mientras come para que se habitúe a ti, pero deberás tantear hasta dónde y cuándo el perro prefiere que lo dejes a solas mientras come.
Si vamos trotando o en bici por la calle y nos persigue un perro, no intentemos escapar. Mejor detente y haz lo mismo que en la recomendación anterior, que el perro vea que eres inofensiva.
No mires a un perro fijamente a los ojos porque es una señal de amenaza para ellos y tanto puede retirarse como atacarte.
Nunca trates de separar dos perros que se están peleando. Lánzales agua o utiliza un palo o la misma correa; ten en mente que si intervienes, tu perro está muy agresivo y puede incluso atacarte a ti también.
No queremos decir que alguna de estas situaciones se vaya a presentar seguramente en tu perro, pero es mejor conocer las circunstancias que convierten a un perro en un animal agresivo y evitarlas.
   
 
   Ver sobre gatos
Ver sobre gatos
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Teléfono FRAADA: (051) 74 - 979888860
Diseñado por: Juan Carlos Zambrano Mendoza - Juanczam@hotmail.com - JCsystem
Copyright © FRAADA. Todos los derechos reservados
Inicio Intranet Consultas Mapa Servicios Inicio Intranet Consultas Mapa Servicios